“No es necesario ir a Sub 20 para llegar a primera”: ‘Chuleta’ Orozco

0
161

“Si me hacen caso van a meter un chingo de goles, entiendan. Metan sus brazos, metan sus piernas, cubran la pelota. Van a tener mejores opciones”…

Con su voz aguda y el peculiar acento norteño que le caracteriza, le habla de cerca al jugador. Está por terminar la práctica y a Luis ‘Chuleta’ Orozco le avalan 13 años como delantero profesional para meter esos consejos.

Asumió el mando de la Sub 17 en diciembre pasado, luego de que este equipo no clasificó a liguilla el torneo anterior y tras tres jornadas, los tiene invictos en el Clausura. Su forma de trabajar, tan cercana con el chico, le ha hecho ganarse la confianza de un grupo que “está para pelear cosas importantes”.

Ecos del Quinceo acudió a charlar con este hombre, que intenta imprimir un sello de intensidad y verticalidad al equipo, con un aporte táctico que mezcla ideas de corrientes opuestas y con un mensaje claro a sus dirigidos: “no es necesario que tengan que pasar por la Sub 20 para llegar a primera división”.

  • Saludos, ¿Cómo le va?, ¿Qué sensaciones le ha dejado este arranque de torneo?

“Hemos tenido un arranque bueno, aceptable. El equipo poco a poco va agarrando la idea que tenemos de juego en la institución, más lo que le aporta uno como entrenador, que es el picante se podría decir. Y la verdad vamos bien, me ha gustado el funcionamiento del equipo. Tengo poco tiempo trabajando con ellos, un mes apenas, pero a los muchachos los veo bien, tranquilos, confiando en el trabajo. El arranque se debe a ellos, ellos son lo más importante, les he dicho que cuando se gana no eres el mejor y que cuando se pierde no eres el peor, que hay que mantener un equilibrio, una estabilidad emocional en todos los sentidos, dentro y fuera de la cancha para que sean mejores seres humanos día con día”.

  • ¿Cómo estaba este equipo anímicamente tras no jugar liguilla en el Apertura?

“Estaban bien porque terminaron bien el torneo. Les costó al inicio (del torneo pasado), eso fue lo que los dejó fuera de la liguilla, porque tuvieron una racha muy buena con ‘El profe’ Jesús (González) sin perder, pero a veces en el futbol cuando dejas ir puntos al principio es lo que te deja al margen de una competencia. Eso fue lo que les costó, pero anímicamente están bien, venían trabajando bien… cuando a mí me comentan en vacaciones, yo estaba en mi tierra en Sinaloa, que voy a agarrar la Sub 17 me puse contento porque sabía que tenía una responsabilidad grande al tomar a un equipo con dos años más que el equipo que yo tenía, la Sub 15. Estamos bien y vamos a estar mejor porque el trabajo que se realiza día con día se tiene que notar también los fines de semana”.

  • ¿Es importante para los jugadores de esta edad y en este proceso, clasificar o no a liguilla, conseguir éxitos?

“Para mí sí es importante y también para la institución. El ganar y calificar es importante. Yo siempre he pensado que si tú formas jugadores ganando, van a llegar al primer equipo con esa mentalidad, de ser ganadores. Si tú formas jugadores que pierden demasiados partidos y no ganen competencias, por mejor jugador que seas y tengas proyección para el primer equipo, te va a dar igual si pierdes o no pierdes cuando seas profesional. Entonces desde ahorita se tienen que acostumbrar. Tienen que saber por qué se gana, por qué se pierde o por qué se empata. Cuáles fueron los factores. Es importante que los muchachos sepan que si ellos van creciendo en su formación como jugadores y seres humanos y trascienden con victorias, es mucho mejor que con derrotas, porque no nada más de las derrotas se aprende, no nada más de lo malo se aprende. También de lo bueno se aprende, ganando y es fundamental que lo asuman”.

  • ¿Van por una revancha en el Clausura?

“Sí, para ellos. Porque realmente él que ellos consigan la calificación va a ser importante. Ellos están a un paso de llegar a primera división. Yo les comento que no es necesario que tengan que pasar por la Sub 20 para llegar a primera división. Si hay un jugador de calidad de 17 años que esté a punto para el primer equipo, adelante (que se vaya), pero eso se lo tienen que ganar día con día en los entrenamientos y en el examen que es el fin de semana. Es importante para ellos que entiendan que siempre los van a voltear a ver si están en los primeros ocho lugares, si están compitiendo en liguilla. Normalmente los jugadores que tienen trabajo en el futbol, los que nunca dejan de trabajar, son los que hacen diferencia y la diferencia es estar o no estar”.

  • ¿En Monarcas hay un modelo institucional de juego en Fuerzas Básicas?

“Sí, acá siempre te dan esa parte. Una estructura de juego, de cómo salir jugando, de cómo defenderte, de todo eso, y ya cada técnico le pone su parte, ese picante, su toque personal, la creatividad que tienen que tener los jugadores, las correcciones que le tienes que dar al jugador, eso es importantísimo, el corregirlos es muy importante. Porque tú los puedes enseñar, pero si se equivocan muchas veces y no los corriges, no van a aprender. Esa parte es la que nos toca a nosotros como técnicos en la formación de ellos, tanto dentro, como fuera de la cancha”.

Orozco en diálogo con sus jugadores en el CEFOMM.
  • ¿Se requiere vocación, además de conocimiento, para entrenar en Fuerzas Básicas?

“Sí y no nada más dentro de la cancha, también fuera de ella. Tienes que estar las 24 horas para ellos, todo el cuerpo técnico tenemos que estar al pendiente de ellos. Porque al final estamos en una sociedad que está complicada y ellos están en una edad complicada y mientras más les enseñes, más herramientas les des a ellos y ellos puedan absorberlas de la mejor manera o más rápido, es mucho mejor. Yo les digo a ellos que los que maduran más rápido en su persona son los que llegan (a primera división), son los que terminan llegando al sector profesional. Porque conoces a muchos jugadores muy buenos, pero si no maduran terminan quedándose. Tienen que madurar adentro y afuera de la cancha”.

  • ¿Qué consejos le sirvieron a usted en su etapa de formación que le permitieron establecerse 13 años como futbolista profesional?

“En Cruz Azul yo llegué en 1999. Llegué chico, a los 15 años, después de haber salido de Los Mochis a esa edad, era bastante complejo para mí. Haber llegado a un monstruo de ciudad, después del ranchito que yo tenía, de Los Mochis, que es una tierra que quiero tanto y que extraño. Y llegué y me encontré con gente buena y con gente mala, eso siempre va a existir. Acá lo importante es la toma de decisiones de uno. No porque te juntes con gente mala o que sea viciosa, significa que tú también lo debes de hacer, tú tomas la decisión de hacerlo o de no hacerlo. Me encontré con muchos profes que estuvieron ahí para aconsejarme, yo me equivoqué muchas veces y ellos me orientaron, como yo trato de hacerlo con estos muchachos. No por una vez que te equivoques significa que te tienen que echar de la institución. A ellos (a los chavos) los tienes que enseñar, corregirlos para que aprendan. Hay límites, eso fue lo que aprendí yo, eso me enseñaron los profes, que hay límites. Te puedes equivocar, pero no en lo mismo siempre, eso es una parte fundamental para que aprendan”.

  • ¿Entonces quienes llegan a Primera?, ¿Los más talentosos o los más equilibrados?

“Esa se tiene que combinar. Por ejemplo todos los chicos que están acá tienen calidad, por algo están aquí, por algo tienen un lugar especial ellos aquí y a muchos de los que están afuera, les gustaría estar aquí. Ellos son privilegiados. Todos tienen talento. Unos más que otros. Tú tienes que ir puliendo a ellos, enseñándoles qué es lo que tienen que mejorar día con día. Los que maduran rápido son los que mantienen un equilibrio, una estabilidad emocional en todos los aspectos. En su vida fuera de la cancha y dentro de la cancha y muchas veces terminan llegando ese tipo de jugadores. Si tú le das al talento esa parte, el equilibrio y la estabilidad, se las enseñas cómo debe de ser, se vuelven jugadores increíbles”.

  • ¿Qué tanto se puede o debe involucrarse el DT en esta categoría con algún caso específico de algún jugador?

“Sí tienes que ayudar. Cuando nosotros estudiamos el curso de la ENDIT que dura dos años para ser directores técnicos, siempre nos dicen hasta qué punto podemos intervenir, hasta qué punto estamos preparados para hacerlo. Pero acá (en Monarcas) para eso está el área psicológica, con Ernesto García; tenemos al Doctor, al preparador físico, a mí auxiliar, Miguel Hernández y cuando llega a haber un caso raro, siempre se platica antes de actuar. Se va con la directiva y ya se define ahí si intervengo yo primero, si entra el psicólogo, si entra la nutrióloga, todo va de la mano para que todo pueda marchar para el bien de ellos”.

  • ¿Para usted es un avance en su carrera dirigir la Sub 17?

“Sí, es un reto importante. Soy un hombre así, desde que fui futbolista, siempre me gustaron los retos importantes, aunque fuesen complicados y es igual como técnico. Creo que en la Sub 15 se lograron cosas muy importantes con esos chicos, aunque no hayamos logrado la clasificación. Incluso a algunos de esos chicos los tengo ya en esta categoría, son jugadores interesantes. Me gustó el reto porque creo que son chicos que les puedes sacar mucho provecho a los que tengo, que podemos hacer grandes cosas este torneo y que a ellos les sirva para que más adelante lo demuestren en el primer equipo. Es algo que me gustó, que me asciende en lo profesional, tomar una Sub 17, para lo que yo me quiero acercar más adelante”.

  • ¿Cuál es el método táctico, la filosofía de juego que trata de inculcar en su equipo?

“Desde que empecé como técnico, que tengo dos años y medio, uno de auxiliar y voy para dos años como DT al mando de un equipo como tal, siempre me gusta salir jugando, es rara la vez cuando el portero pueda reventar la pelota sin ninguna intención de generar, de hacer algún daño, siendo verticales. Me gusta tener un equipo muy vertical, ir al ataque, que en eso me está ayudando Miguel Hernández, él fue defensa y me ayuda en esa parte también para que mi equipo sea más equilibrado y que ellos aprendan tanto a atacar, como a defender. Pero me gusta que mis equipos sean muy agresivos, muy verticales, intensos, las salidas que sean limpias, buscar pases entre líneas, jugar mucho con los nueves me gusta, por lo mismo, como fui delantero, sé el daño que pueden ocasionar cuando los nueves se encuentran entre sí, cuando saben jugar con ellos, esa parte es fundamental y el equipo va agarrando esa idea de juego. Tuve muchos técnicos a los que les aprendí mucho, como el ‘Turco’ Mohamed, a quien le aprendí mucho la táctica fija; Rubén Omar Romano, que lo tuve en Cruz Azul, un entrenador de la escuela lavolpista, pero también le aprendí a gente como David Patiño, que es de la idea del ‘Tuca’ Ferretti. A todos los técnicos tú les vas agarrando un poco y vas armando tu propia idea de juego, pero sí me gusta que mis equipos se atrevan a jugar y creo que a esta edad tienen que hacerlo, porque es la única forma en la que ellos pueden aprender. Porque lo más fácil es reventar la pelota, eso todo el mundo lo puede hacer, hasta en el barrio, pero salir jugando, no todos saben hacerlo y prefiero que se equivoquen así, en mí está levantarlos. Decía Michael Jordan que él por eso era especialista cuando tiraba una canasta, porque intentó e intentó y falló y falló… eso es lo que yo digo a ellos, que se atrevan, que intenten, que si se equivocan es mi culpa”.

Suscribirte
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments