COLUMNA: El lado oscuro de… ‘La Pasión futbolística’

0
265

Texto: El Señor La Porta / @elsrlaporta

Todos sabemos que el exceso de pasión dentro de este bello deporte es negativo, pero por ahora no quiero hablar de violencia porque todos podemos contar por lo menos una anécdota que involucre un partido de fútbol y violencia. Ahora de lo que quiero hablar es de la falta de objetividad cuando se trata de criticar a un equipo, uno por el que sentimos pasión.

En muchas ocasiones me señalan de tóxico por criticar a Monarcas Morelia hoy que ya levantó y está prácticamente instalado en liguilla y la realidad es que soy todo, menos tóxico. Si critico al equipo es porque están haciendo las cosas mal aún con todo y liguilla. Si son honestos con ustedes mismos se darán cuenta que el equipo no tiene una estructura sólida. No hay un plan de trabajo para Fuerzas Básicas, de ahí que vengan contrataciones como la de Paolo Medina y no el ascenso de algún joven de la cantera.

También la diferencia tan marcada de edad entre titulares y suplentes, en esa posición el titular tiene 32 años (‘Shaggy’) y el suplente 20 (Medina). Eso si no mencionamos que en otras posiciones ni siquiera hay suplente, tal es el caso de la lateral izquierda. Eso entre una larga lista de problemas que sufre el equipo y que siempre podrán escudarse en “No tenemos dinero para resolverlo” o incluso peor, se justificarán en problemas sociales como la violencia en el estado.

La situación es más clara si salimos de este entorno ¿Cuántos analistas o periodistas deportivos vemos solapando a sus equipos? El más claro ejemplo es el Guadalajara, el equipo más mexicano… que cómo extrañan a su último técnico argentino. Confían en el talento mexicano pero aplican restricciones, únicamente dentro de la cancha. Fuera de ella incluso hay que buscar a Johan Cruyff para poder estructurar un proyecto. Y es una situación que nadie señala porque los interesados se hacen de la vista gorda porque ¿Cómo vas a criticar al equipo de tus amores? Eso es ser tóxico, no señalar los problemas cuando todo va bien.

Lo ideal es solucionar los problemas cuando estás ganando porque así tienes tiempo de trabajar en ellos y la presión no te consumirá. Hablemos de ejemplos grandes. El Milán es el segundo más ganador de Copas de Europa, lo ganaba todo hace quince años, la victoria cegó tanto el panorama que todos creyeron que ganarían siempre, ignoraron los problemas y hoy por hoy no son nadie. Por mantener jugadores de jerarquía pero sin nivel, por renovar contratos sin sentido, etc. Otro ejemplo a nivel local, el Atlante. Tres veces campeón de la liga en México, creyeron que siempre serían de primera y hoy sueñan con jugar la final de ascenso

¿Eso queremos para nuestro equipo? ¿Aplaudir e ignorar problemas? Hace más daño el que aplaude todo que aquél que critica todo.

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirte  
Notificar a