Morelia sufre y goza, con un golazo de museo y sabor a liguilla

0
589

Redacción.- El arte se mezcló con la euforia en Ciudad Victoria, donde el Atlético Morelia se desahogó con un festejo brutal, tras un golazo que les regaló el triunfo (2 – 3) y selló el pase a la liguilla, frente al Correcaminos, en un duelo que tuvo el aderezo de tener enfrente a Roberto Hernández, hombre importante en la última década del futbol en Morelia.

Alejandro Arana volvió a la titularidad, fue la principal novedad en la alineación. En la defensa jugaron Ledesma, Milke, Gallegos y Zúrita; Mejía, Pérez y Martínez en medio campo; además de Ramírez, Acosta y Edu Pérez al ataque.

El juego fue intenso de nacimiento. Al minuto 14, un error defensivo de Montelongo, que cometió mano en el área tras un centro a balón parado, provocó un penalti a favor del Morelia, que fue bien ejecutado por Diego Martínez, quien con cobro de zurda la puso en un rincón abajo para adelantar a los Canarios. Fue el segundo gol de Martínez en el torneo.

Diego Martínez jugó gran primer tiempo.

El propio Martínez fue el protagonista del segundo gol, con una jugada delicatessen en medio campo, donde tras una finta que le abrió el hueco, picó un delicioso pase filtrado para Gustavo Ramírez, cuya definición fue la de un guerrero auténtico, con sombrerito y poniendo en riesgo el físico para mandar el zurdazo final a la red.

Morelia dominó el primer tiempo, pero en el segundo lapso Correcaminos reaccionó y empató parcialmente el juego. Primero descontó Loera con tremendo cabezazo a la base del poste, en un remate imposible para Arana y para cualquier portero. Gran gol.

En un abrir y cerrar de ojos Correcaminos lo empató. Porque tan solo en cuatro minutos (61′ – 65′) hicieron los de la igualada. El segundo con penalti bien cobrado por Dante Osorio, que también eligió un rincón raso para definir.

Edu Pérez no hizo gol, pero puso asistencia.

Al 72′ Arana hizo una buena atajada para evitar la voltereta de los anaranjados, tras un trallazo de media distancia, que fue bien contenido por el guardameta.

Pero faltaba lo mejor.

Habría lugar para una pieza de museo. Un gol de antología de Gustavo Ramírez, que selló un doblete y un poema para darle a Morelia un triunfo dramático y espectacular al 86′.

Tres puntos….

Ah no. Cuatro (recapacitó la Liga) para el Morelia que está en cuarto lugar y ya clasificado a la liguilla del Guard1anes2020.

Suscribirte
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments