Ecos del Quinceo

EL APORTE DE LOS OBREROS SILENCIOSOS

Redacción.- No son las figuras del equipo, pero su aporte, laborioso y silencioso, ha sido clave para la obtención de los 29 puntos y el pase a la liguilla entre los primeros cuatro lugares.

Jugadores como Carlos Guzmán, Gerardo Rodríguez, Sebastián Vegas, Mario Osuna, Rodolfo Vilchis y Ángel Sepúlveda, han hecho más que ‘poner su granito de arena’, para que la idea futbolística de Roberto Hernández se plasme de forma correcta sobre el terreno de juego.

Aquí analizamos el aporte de estos hombres, que se han dejado el alma este torneo por los colores rojiamarillos.

Guzmán defiende, ataca y contagia su mentalidad ganadora.

Carlos Guzmán: Arrancó el torneo como suplente, pero su calidad no estaba para ver pasar el torneo desde la banca y a partir de la Jornada 6, justo en el primer triunfo del torneo (sobre Pumas) se afianzó como el lateral derecho titular.

Además de sus condiciones defensivas y naturalidad para ir al frente, este canterano posee una gran mentalidad. Es joven, 23 años apenas, pero contagia su vibra competitiva en todo momento. Su nivel fue de menos a más, al grado de ser el jugador más destacado en algunos partidos, como sucedió en el triunfo sobre Atlas en la Jornada 10, partido en el que marcó el gol del triunfo.

Hoy es inamovible en el esquema del equipo, pues defiende y ataca, pero sobre todo, se deja hasta la última gota de sudor por esta camiseta. Si continua en ese nivel, pronto le llegará una llamado a la Selección Mexicana.

Madurez y plurifuncionalidad en defensa.

Gerardo Rodríguez: La madurez ha alcanzado a este jugador, que ya no es aquel lateral incansable de ida y vuelta que fue en Toluca o Pachuca, pero que a cambio, se ha convertido en un defensa central de gran capacidad para leer los ataques de los rivales, por los dotes que la experiencia le ha aportado en cuanto a ubicación se refiere.

Férreo en la marca. Con buen juego aéreo y capacidad física para ser difícilmente superado en el mano a mano. No se complica en la salida y es certero para iniciar las jugadas ofensivas con pases sencillos al compañero.

Como plus. Sabe lo que es jugar finales y ser campeón del futbol mexicano.

A Vegas lo siguen desde Europa.

Sebastián Vegas: Uno de los mejores laterales izquierdos del Apertura. El chileno ha respondido con creces a las expectativas generadas a su fichaje. La juventud no le ha pesado, por el contrario, le otorga la dinámica que ese puesto exige.

Mucho oficio para defender y criterio para ofender. Marcó dos goles a lo largo del campeonato y generó muchísimas llegadas por su corredor, porque con la pelota en los pies no es ningún improvisado.

Se dice que lo siguen de cerca desde Europa y no es para menos. Este chico tiene calidad de exportación. La presión no le pesará en la liguilla, de hecho, se espera que estar en las finales lo incentive para explotar aún más sus diversos potenciales.

Cuidado con ‘El Mono’; retomó su nivel.

Mario Osuna: Su nivel ha crecido como la espuma. No inició como titular, pero la lesión de Aldo Rocha le abrió la puerta y no la desaprovechó.

Un contención que mete fuerte la pierna, que no deja de correr y que domina su oficio. Ayuda en exceso a la línea defensiva, pero igualmente aporta claridad para darle salida al equipo.

Su confianza ha crecido a grado tal, que en el triunfo sobre Necaxa, fue el mejor ofensivo con un gol y una asistencia. Tiene un cañón en la pierna derecha y ya se estrenó como goleador con Monarcas.

Calidad y actitud al servicio del equipo.

Rodolfo Vilchis: Pocos le ponen los huevos que él le pone. Salió de la cantera y desde que lo debutó Tomás Boy se le veían cualidades de jugador distinto.

Su especialidad es la gambeta y el disparo con potencia, pero es generoso en el sacrificio también. Aún le falta para cuajar como titular, explota más cuando ingresa desde la banca, pero ante la nula aportación de Jefferson Cuero este torneo, ha tenido que rifarse como volante ofensivo por izquierda y desde esa zona le hizo un golazo a Tijuana.

Un dolor de cabeza para cualquier defensa por su capacidad para generar, intentar y meter buenos centros. Se requiere de su desequilibrio en las finales para pensar en cosas grandes.

‘El Cuate’ aún puede dar más.

Ángel Sepúlveda: No fue su mejor torneo, pero no se puede dudar de sus condiciones. No juega en su posición habitual, cercana al área, pero su potencia le alcanza para ser una amenaza permanente para las defensas rivales.

Suele crecerse ante la adversidad y motivarse en los momentos trascendentales. La afición espera más de él y nadie mejor que él mismo, sabe que puede responder a la expectativa. Otro canterano que suda la camiseta al máximo, del cual se espera la rompa en la liguilla.

Etiquedado en:
%d bloggers like this: