Ecos del Quinceo

TIBURÓN CAÍDO; BARCO ENDEREZADO

Redacción.- Un Monarcas a medio gas superó con comodidad (2 – 0) a un Veracruz que se aferra a perder la categoría. El segundo triunfo en fila de los michoacanos sirve para recuperarse del bache sufrido a medio torneo. 

El gol de Osmar Mares en contra resume lo que fue el partido. Vilchis se adornó por izquierda, para meter recorte al centro y un servicio muy picante que Ruidíaz fue a buscar, pero no alcanzó. Tampoco Melitón Hernández llegó al balón, que quedó a la deriva para la barrida fallida de Osmar Mares, quien terminó por puntear hacia propia puerta.

Con poco hecho lo ganaba Morelia, que se percató que si aceleraba un poco más, se llevaba por delante a un rival con mi baja autoestima. 

El segundo gol llegó poco después. Ruidíaz rompió líneas con una conducción dirigida, jugó de 10 y sirvió para Diego Valdés, quien buscó la pared con el peruano como primera opción. Al no poder dársela de nuevo, levantó la mirada, miró el hueco y la punteo con derecha desde la altura de la media luna. Melitón quedó inmóvil ante el punterazo al rincón.

Morelia pudo hacer más, pero Ruidíaz no salió fino y erró en dos mano a mano. En el segundo, Paganoni sobre la línea le robó el gol.

Para el complemento, Monarcas administró el partido. Veracruz reaccionó y mereció hacer un gol. 

Morelia ya tiene 19 puntos y hay 18 por disputar.

El barco se ha enderezado. Aletas y ceviche de tiburón para celebrar.

%d bloggers like this: