Ecos del Quinceo

TORNEOS CORTOS, MEMORIA CORTA

Por: Andy Hato / @AndyHato

 Nos acercamos al final del Clausura 2018. La pausa por la fecha FIFA nos sirve para reflexionar sobre lo que hemos dejado atrás y lo que está por venir.

Quedaron atrás 12 jornadas con 36 puntos disputados. Los 20 puntos del equipo hablan de una efectividad del 56%, producto de 6 victorias, 2 empates y 4 derrotas. La pregunta es, si Monarcas mira con preocupación a sus perseguidores debajo del quinto lugar de la tabla o si tiene la mira puesta en los primeros puestos.

Nuestros días están marcados por las instantáneas. Nos cuesta tener presente un panorama de largo alcance. La dimensión del hoy impera y el futuro es tan incierto que cada vez nos preocupa menos. Lo importante está aquí y ahora. Esto se refleja también en nuestras aficiones, el fútbol incluido. El equipo gana y se escuchan las voces de quien lo ve campeón, mientras que si pierde el pesimismo se apodera de la escena.

Pero esto no es para menos. En los torneos cortos de la Liga MX una derrota puede hacer que el quinto lugar salga de zona de liguilla y entre en ese limbo de la mediocridad que va del noveno al decimoquinto lugar de la tabla (los últimos lugares se hunden en la decepción). El sube y baja es directamente proporcional al de las emociones de la afición. Por eso el torneo corto se lleva tan bien con la corta memoria que nos caracteriza. Hagamos entonces un esfuerzo por ver un panorama más amplio.

LOS NÚMEROS HABLAN

El Apertura 2017, Monarcas cerró en el cuarto lugar con 29 puntos, es decir, con un 57% de efectividad. La continuidad en jugadores y cuerpo técnico ha generado una estabilidad que se refleja en los resultados del presente torneo. El rendimiento es prácticamente igual. Aunque para igualar los puntos Monarcas no puede permitirse ni una derrota más y está obligado a sumar al menos dos victorias en los últimos 5 partidos del torneo.

Si el rendimiento se mantiene, Monarcas debería sumar al menos 8 puntos en este cierre de campeonato, lo que representa precisamente el 56% de los 15 puntos en juego. Dos victorias, dos empates y una derrota. El equipo de la fuerza tiene tres partidos en casa donde este torneo se ha hecho fuerte. Los rivales son Chivas, Toluca y Necaxa. Mientras que visitará a León y Cruz Azul.

De acuerdo con este panorama Monarcas podría perder uno de sus dos partidos de visita (León) y buscar el empate en el segundo (aprovechando la mala campaña de Cruz Azul en casa, por ejemplo). Así, sería suficiente con vencer en casa a los dos rivales que lucen más a modo en el papel: Chivas y Necaxa. Mientras que el duelo contra Toluca parecería clave para superar por un punto lo hecho el torneo anterior o quedarse un punto por debajo.

La pregunta que quedará en el aire es para qué le alcanzaría a Monarcas si estos números se volvieran realidad. El problema es que solamente le queda por enfrentar a uno de los equipos que hoy le superan en puntos: Toluca. De ahí que, de nuevo, este duelo sea clave en las aspiraciones. El resto no parece que vayan a bajar el ritmo y con eso les bastaría para superar a Monarcas. De acuerdo con el calendario y las tendencias luce complicado que el equipo vaya más allá del cuarto o quinto lugar. Pero, hasta aquí, solamente hablan los números.

EN LA CANCHA TAMBIÉN HAY VOCES

Si miramos más allá de los números hay que reconocer que Monarcas no ha conseguido desplegar el mejor futbol. Aunque Roberto Hernández defienda lo relativo que puede ser la definición de “jugar bien”, está claro que hay equipos que muestran más y mejores argumentos sobre la cancha. Por suerte, como hemos dicho ya, se han enfrentado ya a la mayoría de ellos. Así que el optimismo de los números puede convertirse muy rápido en una decepción. Nada está escrito todavía.

No se puede dejar de lado que Chivas no pierde desde la jornada 7, León ha caído solamente una vez en casa y Cruz Azul comienza a dar algunas señales de mejoría. Aunque si la Máquina vuelve a presentar una baja de juego tampoco resulta conveniente para Monarcas, pues tiene en el calendario a América y Tigres que superan ya en puntos a la monarquía. En otras palabras, los números nos dan un panorama, pero lo que vemos en la cancha nos hace estar al filo de la butaca ante una posible sorpresa no muy positiva.

Sería absurdo pensar que a estas alturas veremos un cambio en el estilo de juego de Hernández y su cuerpo técnico. Lo más que se puede esperar es que Sebastián Vegas recupere su nivel, Ray Sandoval se integre más dando alguna sorpresa y que Duque comience a ver participación aportando alguna variante al ataque. El resto lo conocemos ya. Aunque eso sí, lo conseguido no es poco, pero parece que no alcanzará para dar un salto de calidad respecto al torneo anterior.

Así, en las últimas jornadas del torneo, Monarcas se juega lo posibilidad de dar un golpe de autoridad superando sus propios números. El torneo es corto y la memoria también. Es importante sumar puntos a pesar de la puntada de los directivos de anular el descenso durante dos años. Pero nadie recuerda al cuarto o quinto lugar a pesar de la proeza de su efectividad con poca inversión. Para escribir su nombre en la historia hay que dar algo más de lo que se ha visto hasta ahora.

Ya veremos al cierre del torneo qué panorama es el que termina imponiéndose. De momento podemos hablar de una ilusión moderada, justo como la personalidad del técnico en turno. No es casualidad.

Etiquedado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

%d bloggers like this: