MUCHO ESFUERZO, POCO PREMIO

0
408

Redacción.- No fue suficiente. Monarcas le compitió de tú a tú a Monterrey, pero no jugó el partido perfecto que necesitaba para derrotar a un Rayados muy aplicado, que con un penalti se llevó la mínima ventaja que vino a buscar.

Apenas se acomodaban muchos en su asiento cuando Rodrigo Millar reventó el travesaño. Ruidíaz tomó mal parada a la defensiva Rayada y se la sirvió al chileno, quien la vio tan clara que buscó definirla él. Por poco entra. El horizontal dijo que no, mientras Sepúlveda se arrancaba la cabeza porque entraba solo por el centro y ‘El Chino’ no se la dio.

Fue un inicio fulminante de Monarcas. Quince minutos de superioridad, pero sin reflejo en el marcador. Y una falla ante Monterrey en cualquiera de las dos áreas pesa mucho.

De a poco los visitantes le bajaron el ritmo al Morelia y sin ser muy peligrosos se encontraron con el segundo error michoacano. Carlos Guzmán derribó a Avilés Hurtado en el área y el propio colombiano canjeó el penalti por gol con un cobro esquinado, al que poco llega Sebastián Sosa.

No hubo mucho más de Monterrey. Un par de aproximaciones más de Pabón que terminaron en amenazas. Pero Morelia no reaccionó en el primer tiempo, fue hasta el complemento, con el ingreso de Vilchis, que los de casa hicieron suspirar con el empate.

A través de remates lejanos del propio Vilchis, Valdés y un cabezazo de Sepúlveda cuando el tiempo expiraba, Monarcas coqueteó con el empate, pero no llegó.

Una derrota dolorosa para la afición local, porque si se toman en cuenta las llegadas por equipo, lo justo era el empate.

A Monarcas le faltó intensidad en el primer tiempo tras el gol en contra y pierde por primera vez un juego de ida de semifinal como local.

Para avanzar tendrá que hacer dos goles por fuerza en Monterrey. Tal como los hizo para salvarse hace seis meses.

Hoy hubo mucho esfuerzo, pero poco premio.

 

Suscribirte
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments