Credencial del INE para Monarcas

0
409

Sí. La sequía de títulos se hará adulta. El próximo 16 de diciembre cumplirá 18 años. Hoy los chicos morelianos que cumplen su mayoría de edad, siguen sin saber lo que es ver a Monarcas campeón.

Uno a uno se han difuminado 35 torneos de sinsabores. Algunos con un rendimiento futbolístico extraordinario que valieron la disputa de tres finales que se perdieron. Algunos otros con el futbol suficiente para llegar a liguilla. Y en otros casos, como en el Apertura que recién concluyó, no se logró calificar.

Cual rosa a la que se le arrancan los pétalos, los fieles aficionados rojiamarillos, han visto como los proyectos se caen sin dar resultados. Salvo la COPA MX del 2013 con Carlos Bustos al frente, han sido 18 años de amagar la sonrisa, de coquetear con la gloria, de abrazar frustraciones.

La pasividad de los directivos en ocasiones ha colmado el plato de la paciencia del hincha, que no entiende de números negros en las finanzas, sino de trofeos en las vitrinas.

No hace mucho tiempo, un director técnico muy querido por la afición michoacana me dijo: “Mientras se facture un millón de pesos al mes, el negocio anda y si el negocio anda, está todo bien”.

Es justificable visto desde el modelo empresarial, pero incomprensible para una afición cansada de ver cómo son otros jugadores los que dan la Vuelta Olímpica semestre con semestre y que son otros los escudos que se llenan de estrellitas.

Desde la tribuna se exige una inversión real. Que vengan jugadores que hayan sido campeones en otros equipos y que se arme una columna vertebral de jerarquía, acompañada de elementos con la capacidad para revolucionar los partidos y sobre todo, para ganar partidos en las finales.

Desde la dirigencia no hay señales de querer cambiar la fórmula de armar equipos aptos para pelear por un lugar en la liguilla, pero con pocas probabilidades de campeonar. No hay una configuración institucional que vea como prioridad la inversión en lo más importante del futbol: los futbolistas.

Cuando arrancó este torneo y en varias jornadas del mismo, el discurso fue el de buscar el título, que ese era el objetivo. Y no se duda, pero a veces no alcanza con solo desearlo.

En las últimas jornadas solo participaron 14 jugadores y en términos de rotación, eso es muy poco para las aspiraciones mencionadas. Muchos elementos que en teoría tendrían un rol protagónico, terminaron ‘cepillados’. Al final jugaron los de mayor voluntad, los que siempre sudaron la camiseta, pero no alcanzó con su futbol.

Esa es solo es la microhistoria del torneo más reciente. Pero microhistorias similares se acumulan tras 18 años de peros y buenas intenciones. Hace siete años ya que Monarcas no gana en el marcador global una serie de liguilla. ¿Eso les indica algo?

Nadie lo niega, Monarcas ha crecido como institución. Hoy tiene una estructura, seriedad y solidez como pocos equipos en la Liga, pero da la sensación de que con un poco de sensibilidad y ganas de arriesgar capital en inversión, los números negros podrían ir acompañados de trofeos.

Mientras tanto hay nostalgia en la memoria. Quienes gozaron de aquel Invierno del 2000, hoy ya pintan una que otra arruga y experiencia. Pronto serán 18 años. El título del Morelia ya tienen edad para salir a votar.

(Texto: Marco Malvido)

Suscribirte
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments