Morelia cazó al tiburón sin necesidad de arpón

0
370

Redacción.- No fue necesario el letal arpón para cazar a un ‘chimuelo’ tiburón. Monarcas le ganó fácil a Veracruz 2 a 0 para iniciar la reconciliación con su gente, que por fin sonrió en el 2019.

A Morelia no le sobró nada, pero a Veracruz le faltó un montón. Sobre todo en defensa, donde permitió cualquier cantidad de facilidades a los atacantes rojiamarillos, que apenas en 15 minutos, sumaban dos posibilidades, una muy clara de Edison Flores quien no supo cómo definir un mano a mano frente a Jurado, quien tapó con la pierna.

El arranque intenso de Monarcas se diluyó conforme avanzó un primer tiempo que poco a poco equilibró Veracruz, sólo con esfuerzo, porque de futbol no tuvo ni destellos. Poco más que agregar en el primer tiempo, salvo un atajadón de Jurado a un cabezazo picado de Sansores que iba muy bravo porque botó en el área chica y se colaba a la orilla.

En el segundo tiempo llegaron los goles. Cuando el partido estaba más enfrascado en la nada, Alberto Acosta se decidió a romper la monotonía. Se olvidó de que era lateral para disfrazarse de extremo. Metió diagonal al centro, rompió par de cinturas y conectó derechazo que tras un desvío de Murillo se fue a la red.

A partir de ese momento, solo existió Monarcas en el partido. Ferreira le dio movilidad al frente con su ingreso, en detrimento de un Sandoval desaparecido.

El segundo gol llegó con dedicatoria. Sansores clavó un cabezazo impecable, el sello de la casa, tras una asistencia medida de Lezcano, quien respondió a la titularidad. Tras el gol, Sansores se llevó el índice a la altura de la sien en su festejo y le dio vueltas al dedito. ¿A quién dedicó su festejo?

Todavía Monarcas tuvo un par de posibilidades más para incrementar la ventaja, pero no estuvieron finos en la definición.

Se cumplió el objetivo. Se ganó el primero y los jugadores se tomaron la delicadeza de incluir a Hernández en el festejo de sus goles.

Suscribirte
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments