Torrente no es mago

0
386

Este domingo inicia la era de Javier Torrente al frente de Monarcas Morelia en Ciudad Universitaria. Un director técnico especialista en levantar equipos, un entrenador experimentado que ha recorrido la milla y que aprendió de Bielsa, pero que no lleva consigo capa, sombrero, ni varita mágica.

Torrente no es mago. Levantará a Monarcas, que buscará con todo ser campeón de Copa y cerrar de forma decorosa la Liga. Quizá le alcance para dar la Vuelta Olímpica en el estadio Morelos en la Copa y para llegar a la última jornada del Clausura con chances de clasificar a liguilla. Pero quizá no.

Sin embargo, más allá de lo que Torrente pueda hacer por el equipo en lo que queda del semestre, la directiva encabezada por Álvaro Dávila debe de despertar y ponerse a trabajar como un equipo de primera división merece, en cuanto a planeación se refiere.

Torrente toma al equipo para la Jornada 10. A más tardar entre la jornada 13 y 14, ya debe de haber un diagnóstico del cuerpo técnico, en cuanto a los jugadores que entran en planes y los que no para el próximo torneo.

A partir de ese momento, sino es que ya, los directivos deberán empezar a gestionar la llegada de los refuerzos que el estratega argentino precise para trabajar en la próxima pretemporada.

Héctor Lara, Vicepresidente del club, se equivocó al decirle a Torrente en su presentación: “Estamos en tus manos”. La realidad es que el destino del equipo no sólo está en las manos del recién llegado, sino en la de todos aquellos que tienen que ver con la toma de decisiones deportivas.

Y claramente quienes toman las decisiones deportivas han fallado en los dos últimos torneos.

Tampoco es para hacer un drama. Hoy Monarcas es una institución que goza de estabilidad en muchas áreas, pero esto es un equipo de futbol que compite para ganar y que debe tener tatuado siempre en su ADN que juega para un público que es parte esencial de la historia del club. Y ese público quiere verlos ganar.

La era de Torrente está por iniciar. Pero el hecho de que haya trabajado con Bielsa en la Selección Argentina o en Europa, no le da poderes de Harry Potter. 

Torrente no podrá ocultar los errores dirigenciales en temas deportivos como por arte de magia, ni el equipo jugará por nota de la noche a la mañana.

No es mago y esto no es un circo. 

(Texto: Marco Malvido)

Suscribirte
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments