Esfuerzo brutal, magia y el primer triunfo

0
2790

Redacción.- Con dosis de magia por la aportación de Valdivia y un esfuerzo colectivo supremo, Monarcas Morelia logró su primer triunfo del Clausura tras vencer al Atlas (1 – 3) en el estadio Jalisco, en un jueves con sabor a tequila para Pablo Guede, quien volvió a demostrar que sabe hacer jugar bien a su equipo.

De entrada la alineación fue un golpe de autoridad. Un mensaje a la Liga de que este equipo está fuerte y de que es capaz de colocar en una sola alineación a una defensa de apellidos potentes como lo fue la línea de cuatro que hoy dispuso con el debutante Jara y Achilier (centrales), además de Ortiz y Vegas (laterales). En el medio campo un rombo con Rocha como contención, ‘Quick’ y ‘Tin’ abiertos y Valdivia como enganche; arriba Sansores y ‘Vikingo’.

El dispositivo táctico dio resultados. Monarcas dictó el trámite del primer tiempo. Le ganó en todos los sectores al Atlas, tocó el balón al ritmo de Valdivia y encontró ventaja merecida para irse al descanso.

José Ortiz debutó como goleador con un remate con la parte baja del abdomen en el área chica en una jugada de tiro de esquina. Si bien ‘Pepe’ la metió, Aristeguieta fue clave porque bajó la bola con un remate de chilena entre tres defensores. La pelota abría y el defensa colombiano apareció para hacer un gol que ya estaba en deuda con él.

En el segundo tiempo el partido dio un giro. Rafa Puente Jr., mandó a sus hombres a morder en la presión y la indicación dio resultado. Acosta le robó un balón en el área a un Gonzalo Jara que se vio sorprendido por la acción. Grave error del chileno, magistralmente aprovechado por el ataque rojinegro, que al 48′ lo empató con anotación de Correa.

Con el empate, Atlas gozó de un breve lapso de dominio, sobre todo mientras Monarcas se reponía del shock. Ahí el VAR dijo ‘HOLA’ de nuevo y tras revisar la jugada, se pitó penalti en contra de los rojiamarillos por una mano (muy discutida) de Sansores. Entonces se agigantó Sebastián Sosa, quien puso nervioso a Jeraldino con su bailoteo y gritos en la previa del chute. El portero ganó en el juego mental, adivinó la trayectoria y desvió al poste. La pelota rebotó hacia afuera. Monarcas retomó la calma y volvió a poner de su lado la balanza anímica.

Poco a poco volvió a retomar el vaivén del balón en sus pies Morelia y en un tiro de esquina, con dos huevos enormes, Aldo Rocha y Gabriel Achilier, se lanzaron, uno con la pierna derecha para recentrar y el otro de palomita para rematar y Monarcas puso el marcador a su favor de nuevo al minuto 71.

De ahí en adelante Monarcas controló el partido y ‘El Mago’ sacó la varita mágica. Sacudió y partió a la defensa del Atlas con sus pases y jugadas individuales. No es el más veloz con las piernas, pero con el cerebro vuela…

En un jugadón, desparramó a dos y cuando le caía el tercero habilitó a Fernando Aristeguieta, un esforzado delantero que se buscó su gol y se lo ganó en base a un esfuerzo tremendo.

Monarcas encontró el camino de la primera victoria. Una alineación imponente, un creativo que añoraba y el gol, todo en una noche en la que la mayor virtud fue el esfuerzo.

Suscribirte
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments