COLUMNA – De Primera Intención – El torneo es de chocolate; el Morelia no

0
536

(Por: José Manuel Díaz / @josemanueldiaz)

Como ya es bien sabido, durante dos años más, no habrá ascenso para los equipos de la Liga Expansión MX, así como tampoco descenso para los equipos de Primera División, por lo que llama poderosamente la atención que no haya habido tantos despidos de directores técnicos en los equipos de ambas divisiones, así como tampoco una excesiva rotación de jugadores como era costumbre cada seis meses.

Podríamos pensar que esto ayuda para empezar a generar sistemas de juego dentro de los equipos, solidificar a los jóvenes, entender una idea futbolística y llevarla a tope para encarar los diferentes torneos, de aquí a poder lograr un ascenso deportivo, ganando en la cancha y disfrutando del logro de obtener un título siendo mejor que los rivales en turno, pero temo decir que no ha sido así, para todos los equipos.

En particular, en la Liga Expansión y en el club de la ciudad de Morelia, se podría pensar que el equipo, en primer lugar (al momento) de la Tabla General, tendría felices a la gran mayoría de sus exigentes aficionados que están pendiente del equipo, pero en realidad, no es así.

Más allá de la difícil situación que se vivió con la partida de Monarcas de la ciudad y la llegada del club Coras, disfrazado de Zacatepec, envuelto en la bandera de Atlético Morelia, con los héroes enarbolados en sus colores e historia, (José Luis Higuera y compañía), la realidad es que no han estado a la altura de las circunstancias ni de la plaza,y expongo brevemente algunas situaciones y dejo a su criterio el estar o no de acuerdo.

Primero. El armado al vapor del equipo (por el poco tiempo que tuvieron para hacerlo), poca claridad respecto a quiénes son los socios locales (empresarios).

Segundo. Promesas vacías, sin sustento, que después al ser expuestas, terminan incomodando pidiendo tiempo y comprensión. Jersey sin publicidad conmemorativo que aún no llega, campeonato que no se logró, presentación del contrato de comodato del estadio, presentación de los socios, clausula para evitar que se vaya el club de la ciudad (nuevamente), jugadores michoacanos en el equipo para generar identidad (no hay ni uno). 

Claro, me podrán decir que son cosas que llevan tiempo, entonces, ¿para qué hablar de más? “El pez por su boca muere”.

Podemos hablar también de cosas bien realizadas por parte de la directiva,como regresar a los colores tradicionales, tener un equipo en la ciudad, arreglar el estadio quitando “Monarcas” de cualquier espacio, renovación y cuidado de una de las mejores canchas del país. Un plantel más completo para este torneo actual. Por supuesto hay cosas buenas. 

Pero, comienzan problemas al interior del club, sin explicación ni postura oficial, vaya, ni un comunicado o algún mensaje en redes sociales (las cuales le gustan mucho al presidente).

El vicepresidente deportivo no figura, tarda más de seis meses en entender que no es Zacatepec su actual equipo y súmale, que una de sus funciones, es checar la plantilla, dar de alta al equipo dentro de la Liga Expansión, termina por cometer un error garrafal, algo que JAMÁS había ocurrido en el fútbol mexicano profesional. Se registra mal a un jugador.Dicho error, causa una baja al interior del equipo (Alfonso Tamay paga los platos rotos de la ineptitud) y genera malestar en el grupo y claro, no hay comunicado oficial.No sabemos si lo castigaron económicamente, si regañaron, nada.

Pero, si el torneo es de chocolate(no hay ascenso ni descenso), evidentemente no hay presión extra, se puede aligerar la carga y de pronto hacer rotación de jugadores (experimentos o imposiciones), sacar a quien viene jugando bien y poner jugadores que no tienen el perfil, táctica y técnica, quizás, para que pueda foguearse, algo así como un sparring en box. 

¡NO! Atlético Morelia no es un equipo para experimentar y jugar a ser directivo o futbolista, es una institución que carga sobre ese nombre una rica historia y una identidad. ¡No se puede jugar con la historia! Ustedes lo han dicho, “La historia continúa”. ¿Entonces?

Más allá de un primer lugar general, más allá de lograr resultados, pese a las malas gestiones directivas y de futbolistas, el equipo no es un juguete donde cualquiera que se diga ser futbolista por gusto o directivo para “aprender”, puede cargar a este equipo en sus hombros. ¿Por qué exhibir así a ciertos personajes? Si la intención es hacerlos participes de manera forzosa, no les den tanta responsabilidad ni jueguen con el esfuerzo de los demás.

Que quede claro, esta afición no es la de Coras, ni la de Zacatepec, se maneja y se desenvuelve diferente, la gente, la afición es exigente, hablar bonito y prometer no es suficiente si no se ven resultados. Falta arreglar algunas áreas, contratar a gente capaz en puestos claves dentro del club, tener futbolistas importantes en posiciones claves dentro del esquema. Y si la terquedad continúa, bueno, al menos tendrán un guía con el cual seguramente aprenderán y entonces sí aportarán cosas buenas al club, no lo dudo. 

Para ser equipo de primera división, hay que trabajar como uno y cimentar bien el proceso para llegar, aún hay tiempo.

El torneo podrá ser de chocolate, el Club Atlético Morelia NO.

Suscribirte
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments