MONARCA POR MONARCA: BAJO LA LUPA

1
381

Redacción.- Monarcas jugó un buen juego colectivo, con algunos jugadores en plan destacado y otros que quedaron a deber en la vuelta contra Toluca.

A continuación. La evaluación de cada elemento desde la perspectiva de Ecos del Quinceo:

Sebastián Sosa: No tuvo nada qué hacer en el gol. La definición de Uribe fue perfecta. Justo al rincón. Después, no tuvo gran labor. Un par de disparos a su posición que le rebotaron, pero en los que tuvo reacción a tiempo para evitar que le remataran en el rebote. En el juego aéreo siempre seguro. Aportó experiencia y personalidad. Sobre todo liderazgo para mantener atenta a la zaga en los minutos finales.

Gabriel Achilier: Impasable por arriba. Atento. Con mucho amor propio y garra. Bien ubicado y como un bastión en cada pelota aérea que Toluca intentó en el segundo tiempo. Un líder sano, que alienta, que protege al compañero.

Gerardo Rodríguez: Acompañó las jugadas con precisión. Cortó varias acciones de peligro con los pies, incluso con el recurso de meter la pierna por detrás cuando su cuerpo ya se había pasado. Tuvo cruces importantes por arriba. mantuvo siempre la ubicación. Juego limpio y sin errores.

Sebastián Vegas: En el primer tiempo fue superado por Carlos Esquivel en varias ocasiones. Conforme avanzó el partido se asentó. Mostró garra en el segundo tiempo y logró generar seguridad cuando ingresó Sambueza, quien apenas lo pudo superar en un regate, en el que fue bien protegido por su zaga. Al final se calentó y le mostraron una amarilla innecesaria.

Carlos Guzmán: Nervioso en los primeros minutos. Falló un pase de trámite que terminó en gol en contra. Pero en el segundo tiempo mostró gran capacidad para aguantar los embates con cruzamientos muy oportunos en el área cuando el balón llegaba a superar a Achilier. Hubo una barrida salvadora a disparo de Vega, en el único desborde que Sambueza metió.

Mario Osuna: De labor callada, pero fundamental. La piedra angular de la resistencia defensiva. Estuvo muy concentrado para tapar las pelotas que iban por su zona, sin cometer errores. Soportó la presión, ayudó a la defensa y siempre tuvo salida clara.

Rodrigo Millar: Impecable en el sacrificio, pero faltó su aporte ofensivo. No se le vieron esos pases filtrados que hacen daño al ataque, pero se entiende, pues la labor primordial era evitar que el Toluca empatara el partido.

Diego Valdés: Mucho ímpetu, poco futbol. Se le vio impreciso y acelerado, al grado de que falló pases, recepciones y jugadas de trámite. Quiso hacer mucho, pero no pudo hacer nada. Fue quizá el jugador titular con el peor desempeño.

Gastón Lezcano: Tremenda labor. En defensa y en ataque. Su velocidad puso a sufrir en serio a Rodrigo Salinas. Peleó todas, provocó faltas, brindó un despliegue físico impresionante y siempre eligió bien cuando tuvo la pelota. Incluso le puso una de pechito a Diego Valdés que pudo ser el tercero, pero el chileno la falló. Gran partido del argentino.

Ángel Sepúlveda: La figura del partido. Insuperable primer tiempo. Metió la asistencia para que Ruidíaz empatara de cabeza con un pase preciso desde la banda derecha al corazón del área. En el momento justo, en la jugada siguiente al gol de Toluca. Después metió el gol de su vida, una chilena que terminó por convertirse en el gol de la clasificación a semifinales. Orgullo de la cantera.

Raúl Ruidíaz: Metió el gol del empate en el momento más oportuno. Un cabezazo con mucho mérito porque a pesar de su corta estatura, supo posicionarse entre los dos defensas centrales para colocarla al rincón de la portería. Después peleó todas, hizo jugadas notables, pero le faltó un socio para trascender de mayor forma y generar alguna otra opción de gol.

Roberto Hernández: Mantuvo la serenidad. A diferencia del primer partido, no mandó a su equipo a colgarse del travesaño. Aguantó los cambios hasta que el esfuerzo físico de algunos titulares causó merma. Su mayor mérito: Haber logrado el orden defensivo que el equipo mostró en ambos partidos (salvo el tiempo de compensación de la ida).

CAMBIOS:

Rodolfo Vilchis: Entró por Lezcano para ayudar a Vegas con Sambueza y Salinas. Lo hizo bien, aprovechó que estaba fresco para echar una mano en defensa.

Juan Pablo Rodríguez: Aún cuando estaba afuera del campo daba órdenes. Una vez dentro (por Millar) acomodó la línea de medio campo para no dar resquicio al rival.

Miguel Sansores: Entró por Valdés para retener la pelota arriba y darle aire al equipo para salir. Lo hizo hasta que vio la expulsión a un par de minutos del final.

Suscribirte
Notificar a
guest
1 Comment
antigüos
nuevos mas votados
Inline Feedbacks
View all comments
Uriel Rangel
Uriel Rangel
4 años atrás

En todo estoy de acuerdo menos en lo de millar pues hoy en una posición más atrás más defensiva, que quizá no desconoce pero donde no puede meter esos pase que le exigen en el comentario saludos de un moreliano orgulloso desde Cancún