La maravillosa historia de Samuel Molina; el arquero michoacano que va a Tokyo 2020

0
178

Redacción.- El deporte ha sido el motor de Samuel Molina, Campeón Panamericano de Para Tiro con Arco. Un hombre que hace no muchos años cobraba dólares por hora trabajada en Estados Unidos, donde un accidente lo envió a la Silla de Ruedas. Hoy, ya tiene su boleto asegurado a los Juegos Paralímpicos Tokyo 2020.

La historia de Samuel Molina vale la pena presumirla. Porque nos enseña la fortaleza del ser humano. El esfuerzo de un hombre que encontró en el deporte, la forma de sobresalir y llegar a lugares insospechados, tras vencer circunstancias adversas.

“Sí, son retos bastante duros. Porque tanto la gente, como tu mente te dice ‘no lo vas lograr’. Los recursos no son muy buenos, entonces, todo apunta a que de repente no puedes cumplir el objetivo. De repente hasta los mismos familiares y conocidos te dicen es muy difícil lograrlo, pero siempre hemos tenido una meta fija y un sueño por lograr, que contra todo se le ha batallado, se le esta dando guerra y estamos saliendo adelante”.

Samuel tuvo un gran Panamericano en Monterrey la semana pasada / (Foto: Cortesía).

“Anteriormente me dedicaba a trabajar como cualquier otro, por horas. Porque antes de caer en el accidente que me dejó en silla de ruedas, yo trabajaba en Estados Unidos. Tuve el accidente y me retiré de regreso a México y acá me encontré con el deporte, al buscar la opción de sobresalir”.

Actualmente, Samuel ha concretado un sueño personal, un objetivo que le llevó más de tres años concretarse, como lo es clasificarse a los Juegos Paralímpicos Tokyo 2020, sin embargo, su amor por el deporte va más allá, ya que también es entrenador y se preocupa y ocupa por hacer avanzar a sus alumnos en su propia escuela.

Para llegar hasta donde ha llegado, el apoyo de personas invaluables en su trayectoria ha sido fundamental.

“Inicié hace tres años y medio en este deporte, el Tiro con Arco. En esos momentos, practicaba basquetbol, me encontré al profesor Juan Antonio Concha, quién me hizo la invitación para practicar este deporte. Asistí, la verdad me gustó mucho y me quedé entrenando. Poco a poco fuimos avanzando, con pequeños contratiempos y lo que se requiere en cada deporte, sufrirle y batallarle, pero a los dos meses conocí a la maestra Sandra Loza en Morelia. Me ofreció apoyo, sus conocimientos y seguimos avanzando”.

Con la mira fija puesta en Tokyo 2020, Samuel ya ha encontrado una gran recompensa de vida a través del deporte. “Desde mi experiencia lo que he obtenido es tener una meta bien fija, si la tienen, que nada ni nadie los saque de ese camino, no importa las circunstancias, la economía, no importa nada, se busca lograrla. No importa lo que se te ponga por delante”.

Ahora Samuel apunta al Olimpo.
Suscribirte
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments