sábado, abril 20, 2024
Google search engine
HomeAtlético Morelia“El discurso que yo tenía con el grupo era: somos una familia”:...

“El discurso que yo tenía con el grupo era: somos una familia”: Hernández Pat

Redacción.- En charla con Ecos del Quinceo, Israel Hernández Pat hizo un análisis de su paso por el Atlético Morelia durante el Torneo Clausura 2024.

Sobre las declaraciones del presidente Higuera, sobre el vestidor roto durante su gestión, señala que desde su punto de vista, no hubo tal, porque siempre le dio a Ibarra y a Torres su lugar. “Somos una familia”, era el discurso que utilizaba con el plantel. Aclara que él no trajo a un grupo de jugadores y además comparte que hubo muchas circunstancias desfavorables en el entorno del equipo para que no se pudieran sacar los puntos necesarios para continuar.

 A continuación, citamos textual la charla que tuvimos con Israel Hernández Pat, quien desea que pronto Morelia esté en primera división y lamenta no cumplirle a la afición lo que buscó con el equipo, que era hacerlos competir por el campeonato.

¿Una vez que Morelia quedó ya eliminado matemáticamente de este Clausura 24,  considera usted que pudo haber sido otra la historia en caso de haber tenido la posibilidad de continuar hasta el final en el torneo?

R.- “Yo no se si hubiese sido otra la historia, lo que sí te puedo decir con seguridad es que mi trabajo y el trabajo de toda la gente que estaba inmersa en este proyecto iba a ser al 100%, como siempre fue desde que llegamos, con mucho profesionalismo, con mucha humildad y tratando de que las cosas se dieran de una manera totalmente diferente a como se dieron”.

¿Cuál considera que fue, el factor principal por el que no llegaron los buenos resultados?

R.- “Se ha hablado mucho, incluso ustedes mismos han hecho su evaluación, han sacado conjeturas respecto al desempeño del equipo durante mi gestión. Seis partidos, seis jornadas, poco tiempo desde mi muy particular punto de vista; circunstancias muy complejas en el entorno del equipo y dentro del mismo, por todas estas adversidades que se nos fueron presentando y bueno pues tuvimos muy poco tiempo para poder revertir esta situación y ni hablar, las cosas son así, sabemos que esto es fútbol, que hay directivas que tienen paciencia y hay otras que no la tienen y uno como director técnico sabe que está expuesto a esto ¿no?”.

Hernández Pat apenas dirigió seis partidos al ‘Canario’.

¿Era una cuestión de matemáticas; de llegar a tal cantidad de puntos en tal cantidad de partidos para poder tener la posibilidad de terminar el torneo?

R.- “Sí, veníamos bajos en la producción de puntaje por parte del equipo, esa es la realidad también. No estoy diciendo que el desempeño del equipo haya sido el óptimo, porque la realidad es que no, pero creo que pudimos haber hecho un poco más para poder estar ahí peleando. De hecho cuando salgo, cuando se toma la decisión de que mi cuerpo técnico y yo dejemos el cargo, el equipo iba a entrar en una seguidilla en el calendario que nos podía permitir buscar los buenos resultados y revertir la situación. Justo a mi salida habíamos enfrentado dos partidos muy complejos, vs. Tapatío, y de hecho regresamos de Guadalajara y esa misma noche que regresamos, viajamos a Ciudad Victoria; fue un viaje muy complejo, enfrentamos un partido muy difícil, donde el equipo no arrancó, la realidad fue uno de los peores partidos que tuvimos bajo mi gestión y bueno pues ahí es donde se toma la decisión. Yo creo que si hablamos de puntajes, si nos metemos a ese tema, creo que sí habríamos podido por lo menos estar rozando en lo mínimo que se solicitaba para poder tener la continuidad”.

Dentro de su trabajo del día a día, ¿fue complicado que el equipo entendiera la idea futbolística o hubo bajo nivel de algunos futbolistas?

R.- “Vamos a ser profundos en el análisis y podemos hablar partido a partido quitando los dos partidos, el de Correcaminos en Ciudad Victoria y el de Tapatío en el Jalisco. En todos los otros partidos, si somos minuciosos en el análisis, vemos que pudimos haber ganado algunos de esos partidos, por lo menos tres, el de Mineros, que se perdió. El partido de Tapatío también te puedo decir que es muy similar, igual del segundo tiempo en donde el equipo fue impositivo, donde llegamos y también no fuimos capaces de concretar otro partido que también me dejó esa sensación, fue el partido en La Paz, en la jornada 1. Entonces de los seis, por lo menos estoy nombrando tres, que en cuestión de e funcionamiento o idea de juego, pues te permiten ver que el funcionamiento o la idea, los jugadores la empezaban a manifestar. Esto es fútbol y hay circunstancias que a veces te permiten ganar, a lo mejor no jugando bien y otras donde juegas bien y terminas perdiendo. Entonces me gustaría que fueran un poquito analíticos en ese aspecto y que también si bien el equipo no jugaba por nota, tampoco era como para haber merecido esos resultados”.

¿Eran muy pocos puntos de acuerdo al comportamiento futbolístico en esas seis jornadas?

R.- “Sí, así es. Bueno, ustedes lo podrán juzgar. Cada quien tiene su forma de ver el fútbol. Yo me baso mucho también en los números. Nosotros hicimos un análisis minucioso a la salida de cada partido, de cada situación que se nos presentó durante este periodo en el Morelia, y bueno, llegamos a esa conclusión donde creíamos que podíamos haber merecido un poquito más; sin, aclaro, sin ser un equipo que jugaba por nota, porque necesitábamos todavía mucho para poder jugar de esa manera”.

¿Es muy poco tiempo en general? ¿Seis partidos para tratar de sacar adelante un proyecto? ¿Es un mal general del fútbol mexicano o de la liga de expansión? como analiza esta ventana tan corta, tan pequeña?

R.- “Yo soy un tipo que cree en los procesos. Si ustedes recuerdan mi estancia en Celaya fue de procesos y recuerdo perfectamente cuando tomé el cargo en Celaya, cuando tuve las conversaciones con la familia Achar; ellos me hablaban precisamente de eso, de un proyecto con proceso donde pudiéramos inventar e ir fincando una idea, una identidad. Fueron dos años en Celaya, en donde si bien, gracias a Dios, los resultados se nos fueron dando desde el primer torneo, sí logramos tener un proceso importante en el equipo. Después en Pumas Tabasco llevamos solamente tres jugadores que fue Sergio Ceballos, que fue Mascorro y que fue Kevin Lara. De esos tres, Ceballos fue el que tuvo mayor actividad, fue incluso capitán del equipo y le dimos continuidad al proceso que venían teniendo los muchachos porque ya habían trabajado, si bien, no les había ido bien como debería de ser al equipo en puntaje porque recordemos que habían hecho un torneo de 10 puntos anteriormente, el equipo prácticamente se mantuvo. Venía con un proceso y nosotros venimos a darle continuidad y a reforzar el proceso. Entonces cuando no se cree en los procesos, es muy complicado y sí, en el fútbol mexicano es muy visto que los resultados por el tipo de competencia pues tienen que ser inmediatos. A mí me gustaría que en algún momento los directivos realmente crean en los procesos. Yo te puedo nombrar la directiva de Pachuca, por ejemplo, es un club que cree en los procesos y lo estamos viendo. El profesor Almada, que es un grandísimo entrenador y que hoy está marcando una tendencia importante en nuestro fútbol, ha tenido temporadas donde no han sido positivos sus resultados, sin embargo, el proceso que se le ha dado a su trabajo, poco a poco le va rindiendo frutos y te puedo nombrar otros equipos, el mismo Santos Laguna que es un equipo acostumbrado a procesos. Entonces ojalá y pudiéramos tener en el fútbol mexicano en general esta visión de procesos. También entiendo que esto es un negocio, es una industria, que los directivos arriesgan su capital, arriesgan su dinero y que buscan tener a la brevedad el retorno de inversión para poder subsistir en algunos casos y en otros para tener ganancias. Entonces también entiendo esa situación y aquí lo ideal sería tener un equilibrio entre lo deportivo y lo comercial para poder tener procesos adecuados en el fútbol mexicano”.

Hernández Pat negó percibir un vestidor roto.

¿Tiene algún comentario sobre las declaraciones de José Luis Higuera sobre que se partió el vestidor en el inicio de su gestión?

R.- “Vamos a hacer un análisis profundo de los jugadores que se están citando porque creemos saber a quiénes se están refiriendo. Los jugadores que yo traje para este torneo fueron Leobardo López, que efectivamente estuvo conmigo en Celaya. Saavedra, que nunca había estado conmigo. Después, Sergio Vergara, que era parte del stock de jugadores del club. A mí me preguntan que si es un jugador que puede interesar, y yo digo por supuesto que sí, por el pasado que tuvo con nosotros, por el trabajo que se hizo anteriormente con él y por el rendimiento que tuvo en el Club Celaya cuando estuvo bajo nuestro cargo, entonces evidentemente dimos el sí con Sergio Vergara. Después, Fernando Illescas ya estaba en el club, Enrique Cedillo ya estaba en el club. Yo no llevé al grupo de jugadores”.

¿Coincidieron?

R.- “Exactamente, un par de jugadores sí. Efectivamente, Vergara, que le di el ok, y el tema de Leobardo López, que sí, efectivamente, yo ahí puedo decir con toda seguridad que lo solicité. Entonces yo no sé por qué se habla de que yo llevé a mi grupo de jugadores. Coincidieron ya en la institución, fue algo fortuito, no fue algo que yo buscara. Realmente ya estaban en el club. No fue de que yo trajera a mi grupo de jugadores, si es que así lo están contextualizando o así es como se está como se está viendo. Después, la división de jugadores de Celaya y que si Damián y ‘El Güero’, no pertenecían a este grupo, pues nada más basta recordar las alineaciones cuando inició el torneo, los dos estaban más que considerados en el equipo, por ahí Ibarra por las dolencias que tenía de su lesión, de su operación, pues no tuvo tanta actividad durante la pretemporada, pero fue un jugador pilar y fundamental y considerado para para iniciar el torneo y ustedes así lo pueden corroborar. Entonces yo en ningún momento hice esa diferencia en los jugadores. De hecho el discurso, y se lo puedes preguntar a cualquier jugador, el discurso que yo tenía con el grupo era somos una familia, juntos y unidos vamos a sacar adelante los proyectos del club. Ese fue el discurso y esa fue la tónica que se manejó, después evidentemente tienes mayor afinidad con algunos jugadores y esto pasa en todo el mundo, hay unos jugadores que se prestan para tener acercamiento y otros no, pero en ningún momento hice alguna diferencia entre jugadores de Celaya o jugadores que no estuvieron en Celaya, sería una aberración de mi parte porque lo que yo que buscaba en ese momento era unificar un plantel para poder juntos pelear por el campeonato”.

¿Entonces desde su punto de vista no hubo una división de vestidor, no se rompió el vestidor?

R.- “No. Si algunos jugadores lo externaron, bueno pues entonces esa ya habrá sido la sensación de ellos. Yo me hago responsable de lo que yo hice, de mis actos, de mis palabras, de mi comportamiento en el grupo. No me puedo hacer responsable del sentimiento de algunos otros jugadores. Si no lo externaron en su momento, bueno, ¿qué puedo hacer? A lo mejor si me lo hubiesen externado, pues yo hubiera tenido el argumento para remediar si es que lo estaban viendo de esa manera o para desmentir, pero en ningún momento se me externó de esa manera”.

¿Pesó futbolísticamente la partida de Torres y de Ibarra?

R.- “Sí, pero son de las cosas que no se hablan, ¿no? Hicimos una pretemporada buena, una pretemporada donde buscábamos amalgamar el equipo en todos los aspectos. Saavedra prácticamente no tuvo pretemporada y encima llegó con unas dolencias en la rodilla. De Ramírez, no pude utilizar a Gustavo una sola vez como titular en todo un partido. Un aspecto que condicionó mucho fue el tema de Ibarra y de Damián, dos titulares desde mi punto de vista, jugadores importantes, pilares y se da esta situación tan desafortunada pues te pega, porque yo traía una idea de cómo jugar, fuimos preparando y fuimos moldeando el equipo para jugar de una forma y pues me obliga a sacar a Cedillo de la zona central para ponerlo de contención. O sea, muchas modificaciones tuve que modificar a jugar un 4-3-3 cuando no estaba planeado jugar de esa manera, pero tenía que adaptarme yo a las características de lo que nos quedaba en el equipo. Después el tema de Maleck, que no llegó en condiciones óptimas para competir y cuando ya lo empezábamos a tener en condiciones óptimas, vino esa desafortunada lesión de tobillo y no pudimos contar con él. Islas con lesiones musculares; la operación de Tecpanécatl… o sea, hubo momentos que apenas completamos la banca, muchísimas cosas, cosas que evidentemente de las que nadie habla y yo todavía no las había externado por la simple y llana razón que yo no quiero dar pretextos, porque después cuando se descontextualizan las palabras de uno y que espero que de verdad confío en el profesionalismo de ustedes como medios que no descontextualicen las palabras y que las expongan como debe de ser, yo no estoy dando pretextos y así decidimos jugárnosla, así decidimos enfrentar la competencia con lo que teníamos, tratamos de enmendar, pues todas estas circunstancias que se vieron complejas, también cabe mencionar que Saavedra llegó también lesionado del tobillo y así estuvo entrenando y jugando, incluso en un partido donde no lo consideré de inicio y que ustedes mismos cuestionaron esa situación, te repito yo no busco dar ningún pretextos, ni mucho menos y adquiero y asumo mi grado de responsabilidad, porque no voy a eludir mi responsabilidad en esto, la acepto y me sirve para trabajar y para no volver a cometer este tipo de errores que nos lleven a esta situación. Entonces son aspectos de los que nadie ha hablado, de los que nadie ha externado y que ahí están a la vista, así pasaron, lo puedes corroborar con quien tú quieras y bueno pues desgraciadamente fue una seguidilla de circunstancias que terminaron afectando al grupo, el rendimiento y evidentemente la relación de la directiva con el cuerpo técnico”.

RELATED ARTICLES
Suscribirte
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

piñon453 on Michoacanos en Liga MX
Marco Malvido on Michoacanos en Liga MX
piñon453 on Michoacanos en Liga MX
Roberto Rodríguez on Canarios que podrían volver
LIBRADO MARCOS DOMINGUEZ BLANCO on Se perdió una final; se ganó un mágico resurgimiento
Guillermo Molina Enríquez on Y la historia continúa…
Luis Aguilar Gutierrez on Nacen posibles redes del Atlético Morelia
Luis Aguilar Gutierrez on Lo que se sabe del nuevo Atlético Morelia
Hugo César Chávez on Se va Álvaro Dávila de Monarcas