“Lo que me enamoró del Tiro con Arco fue volver a vivir”: Samuel Molina

0
151

Redacción.- Samuel Molina, el arquero de Apatzingán que representará a México en los Juegos Paralímpicos de Tokyo 2020 narró sus momentos más difíciles. Cuando al enterarse que ya no volvería a caminar, cayó en depresión y pensó en el suicidio. El amor de su actual esposa y el deporte, le hicieron convertirse en la actualidad en un ejemplo de vida para los demás.

“Todo aquel que ha estado en una depresión sabe de lo que hablo. Fue para mí muy duro, después del accidente que yo tuve en Estados Unidos, yo tenía la esperanza de poder recuperarme por completo, de poder volver a caminar, pero cuando noté que eso ya no era posible, me vino una depresión bastante grave. Me encerré por completo, en aislamiento durante algunos años y de repente no cuenta uno las historias como son por miedo a la crítica o por vergûenza, pero sí llegó a pasar por mi mente el suicidio. Después de no poder caminar, me rehusé a vivir de esa forma. Así que esperemos que esto no les pese a algunos, a algunos que están viviendo lo mismo, pero sí mi idea era adquirir una arma de fuego porque yo ya no quería seguir así”.

En diálogo en el programa Ecos del Quinceo, Molina narró que fue lo que le ayudó a superar esa etapa. “Uno de los puntos principales que me ayudó a salir adelante, fue conocer a mi esposa, empezar a tratarla fue uno de los puntos principales que me ayudó a cambiar la idea. Con el tiempo busqué la forma de hacer un deporte, fue que empecé a practicar basket. Afortunadamente conocí al profesor Juan Antonio Concha, un gran amigo de Apatzingán y así conocí el Tiro con Arco y una semana después conocí a mi entrenadora Sandra Loza, que fue a hacer una exhibición a Apatzingán”.

Samuel Molina es un ejemplo de vida.

En el momento en el que conoció la disciplina que hoy lo llevará a Tokyo, hubo un clic instantáneo con este deporte. “Lo que me enamoró del Tiro con Arco fue volver a vivir, volver a sentirte parte de… una de las cosas que más me ha gustado del deporte y siempre lo he dicho, es que es un gran psicólogo para las depresiones. No importa la disciplina, con que a ti te gusta esa disciplina., Yo que desde conocí esta disciplina me gustó y a raíz de conocerlo a nivel profesional, decidí agarrarme de ahí para sacar adelante mi vida y mi situación personal, que estaba muy mal”.

En la actualidad y tras conseguir resultados internacionales, precedidos de jornadas exhaustivas de hasta diez horas de entrenamiento al día, Samuel encuentra las recompensas del deporte, en saber que alguien más lo pueda ver como un ejemplo. “Cuando inicié en el Tiro con Arco no tenía idea de qué era el deporte a nivel profesional. Una vez la maestra Sandra (Loza) me dijo que si yo estaba en el Tiro Con Arco era para estar en Juegos Olímpicos, y yo no tenía idea de lo que me hablaba, yo simplemente quería practicar un deporte por querer salir adelante de la depresión que tenía. Poco a poco que empecé a darme cuenta de lo que se estaba logrando y trabajando como equipo y de lo que se podía avanzar, fue cuando me di cuenta que sí podía hacer realmente algo bueno, no solo por mí, sino por todas esas personas que ven a un deportista como un ejemplo de vida. Se siente muy bonito cuando te dicen: eres un ejemplo a seguir, esa es la gran recompensa que tiene el deporte”.

Suscribirte
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments