#Monarcas / El drama de la mudanza, desde adentro

0
6778

Redacción.- Colaboradores de Monarcas Morelia, aguardan con incertidumbre y tristeza su destino en la institución en medio de la contingencia.

Voces entrecortadas, emojis de caritas tristes o llorando, son el común denominador de los colaboradores de Monarcas con quienes hemos podido comunicarnos; sin revelar ninguna información sobre lo que ocurre en las altas esferas de la directiva, porque ni ellos la conocen, lo único que manifiestan en mensajes breves y cortantes, es su preocupación, tristeza e incertidumbre porque su fuente de trabajo se tambalea.

Hasta hace una semana, trabajaban desde casa, adaptados a los nuevos tiempos, y en espera de lo que sería la resolución sobre la continuidad del ahora fallido Clausura 2020. 

La instrucción era clara: el 1° de junio regresarían a sus puestos de trabajo a terminar o empezar un nuevo torneo; pero hoy nada de eso existe.

Desde el viernes su vida dio un giro de 180° grados, tras la reunión de dueños en Federación, las alarmas empezaron a encenderse, los rumores comenzaron a circular y el fin de semana la situación escaló al punto en que estamos hoy: El inminente cambio de sede del equipo a Mazatlán.

La plantilla laboral del equipo es de más de 400 personas. Profesionales de las áreas de administración, comunicación, mercadotecnia, contabilidad, nutrición, directores técnicos, médicos, cocineras, masajistas, jardineros, electricistas, personal de mantenimiento y todos son sustento para sus familias.

Más de 1,000 empleos directos e indirectos en día de partido genera Monarcas Morelia.

Su trabajo es la base estabilizadora de lo que sucede en el primer equipo. Trabajan fuera de horarios de oficina, dedican sus fines de semana al futbol, sin ni siquiera pisar la cancha; mientras están en torneo, no existen los feriados, las celebraciones familiares, los viajes de fin de semana. Su vida es el equipo y ellos son la vida del equipo.

Como trascendido se conoce que algunos de ellos, ya han sido avisados del cambio al puerto sinaloense e invitados a formar parte del nuevo proyecto; pocos, muy pocos han recibido el ofrecimiento por parte de la directiva; mientras la gran mayoría no correrá con la misma suerte, situación que se agrava ante la contingencia sanitaria y sus repercusiones económicas.

Punto y aparte son los juveniles de fuerzas básicas y las jugadoras el equipo femenil, para quienes la información sucede a cuenta gotas, en su caso no sólo trabajo, sino también su sueño penden de un hilo; para muchos de los juveniles sus contratos terminan, para otros, un torneo inconcluso no permitió mostrar su talento, muchos de ellos asustados y superados por el llanto llaman a sus entrenadores, quienes no tiene más que palabras huecas de aliento.

Las chicas de la femenil tampoco la tienen fácil, si bien para ellas las condiciones salariales son ínfimamente menores a los jugadores de primera; su compromiso y entrega son innegables, pero deberán ponderar su realidad, muchas de ellas siguen estudiando o tiene trabajos alternos al equipo, por lo que una mudanza las coloca en una encrucijada. 

Desde esta redacción y a todos ellos nuestra admiración, agradecimiento, y reconocimiento porque sin ellos nuestro trabajo no sería posible, porque sin ellos miles de aficionados no habrían amado a este equipo, porque sin ellos la  historia de esta ciudad no estaría completa; porque sin ellos Monarcas Morelia no sería el equipo que duele tanto perder.

(Por: Myriam Lucio).

Suscribirte
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments