COLUMNA: El lado oscuro de… ‘Las fechas FIFA’

0
120

Texto: El Señor La Porta / @elsrlaporta

Ayer en el Estadio Azteca se registró la peor asistencia a un partido de la Selección Mexicana desde el año 2003. Un total de 23,460 espectadores donde la mayoría, fueron cortesías y no es culpa de la afición ¿Quién quiere pagar 1,800 pesos un martes a las 8:30 de la noche para ver a México vs Panamá? El tema es que aunque en cancha estuviera ‘El Chucky’, Pizarro y compañía, no deja de ser un partido molero más. Uno que sabes quién ganará e incluso desde la previa sabes que de espectacular poco tendrá. Muchas patadas y poco fútbol.

El problema que tengo con las fechas FIFA no va por ahí, la cuestión es que el calendario está mal gestionado por una simple necesidad: Cobrar. Si ponemos en una balanza el tipo de calendario futbolístico que actualmente tenemos, hay una fecha FIFA cada dos meses y en verano tenemos torneos de selecciones. Lo que genera esto es que los clubes tengan que trabajar de manera interrumpida porque cuando se está tomando ritmo se corta éste y toca prestar jugadores. Para las selecciones es peor porque únicamente cada dos meses tienes oportunidad de entrenar con tus compañeros y honestamente ¿Qué tanto puedes mejorar como conjunto si entrenas cinco días cada dos meses? Poco.

El Tri en una práctica en la reciente fecha FIFA.

Los jugadores son los que más sufren. Comienzan con una pretemporada, empezarán a entrenar entre semana, jugar los fines de semana y en poco tiempo empezarán a jugar a media semana Copa, Concacaf o cualquier otro torneo molero que la federación se haya inventado. Cuando venga la fecha FIFA los seleccionados tendrán que tomar un avión para entrenar en Estados Unidos y si bien les va, jugar en una cancha diseñada para practicar el balón pie. Si a eso le sumamos que los seleccionados mexicanos tienen que competir con selecciones como Panamá que aplaudida por la prensa por lesionar a Hirving Lozano, no hay cara con qué exigir que jueguen a tope sin temor a lesionarse. Para los no convocados generalmente son “Días relajados”, podrán entrenar o no pero sin duda la intensidad será menor lo que provoca el principal problema, perder ritmo de competencia.

La solución: Si se replantea el calendario podría implementarse un torneo sin interrupción a lo largo del año futbolístico lo que generaría que puedas terminar tus torneos en abril y tienes prácticamente tres meses para que las selecciones entrenen, jueguen un torneo oficial y los futbolistas tengan vacaciones. Así ni los clubes pierden el ritmo, no sometes a los jugadores a viajes innecesarios y las selecciones tienen tiempo para trabajar como conjunto y participar en una competencia oficial. 

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirte  
Notificar a